Cargando

Han pasado 1.402 días desde que escribí esto, desde el día en el que Alexandra Córdova abrazó y habló con su hijo por última vez. Él se llama David Romo, repito, se llama David, no se llamaba, no se llamó, se llama David Romo Córdova. Las últimas palabras que le dijo a su madre fueron para informarle que estaba próximo a llegar, ese tiempo no debía exceder de 10 o 15 minutos, pero, ya han transcurrido 1.402 días, casi 4 años y aún no llega.

15 Febrero 2016

…Llegué en la noche, me esperaba un hombre con un plato azul de plástico, se llamaba Carlos. Me saludó con más inquietud que cordialidad… Quién querría estar en ese sitio por voluntad propia? Vivir allí, comer allí, dormir allí? . Sí, yo lo quise y ahí me quedé…

Nos Proscritos…

¿Locura? ¡¡Eso es semántica!!
¿Acaso no es una locura trabajar 10 horas diarias en un empleo que detestas, durante décadas, para llegar al final de tus días con la esperanza de que tus esfínteres soporten lo suficiente hasta llegar al baño? ¡¡¡Esa es una maldita locura!!! (Diálogo tomado de la película titulada “Con Air”)

15 Febrero 2016

Despiértate. Levántate. Vístete. Desayuna. Estudia o trabaja. Haz tus deberes y cumple tus obligaciones. No te quedes pensando en la inmortalidad del mosco. Duérmete, mañana empieza otro día…

Parece que en algún momento se nos olvidó ese sencillo, pero indispensable momento para soñar. Grave error.

Si hay algo que debemos repetir a diario, con una disciplina férrea es soñar. Probablemente, esa omisión se fue arraigando en las mentes en el mismo momento en el que creímos que podíamos enseñarles más a los niños de lo que podíamos aprender de ellos. Triste error.

Cuando conversé con un querido amigo acerca de GoRaymi, un proyecto ideado por Sebastián y Carly, unos inquietos e inteligentes chicos, me causó una gran alegría saber que sin temor caminan y hacen algo más de lo que la gran mayoría de gente hace, ellos viven.

Sí, sí, dije que ellos viven, porque vivir va más allá de mantener las funciones vitales. Ellos contagian vida, porque de eso se trata el vivir. Es viajar marcando una diferencia positiva, afectando con alegría a alguien.

Como uno aún es niño y juega a vivir, pidió que le hicieran parte del juego de GoRaymi. Dado que he tenido ese privilegio de poder viajar por muchos lugares, pensé que la vida y los paisajes y gente como los vi podían ser valiosos, así que les compartí mis imágenes para que otra gente se contagiara de ese bichito que te impulsa conocer cosas nuevas, gente nueva, experiencias nuevas, aunque siempre estuvieron allí.

Pasamos de fotografías a vídeos, de largas charlas a guiones de 30 segundos, de largas jornadas a grandes y agradables satisfacciones.

Esto aún está empezando, y es fantástico haber iniciado un juego que muchos jugarán y a muchos hará sonreír y conocer un pedacito de tierra y raíces que no solo son amarillas, azules y rojas, sino que tiene tantos colores como jamás nadie podrá soñar y todos podemos disfrutar. Vamos a la fiesta #GoRaymi.

 

logo marino

Luis Mariño Carrera, fotógrafo y productor independiente.

luismarinocarrera@gmail.com
593 995652036